Saltar al contenido

La vida del boxeador Elio Guzmán

1 enero, 2020
Elio Guzmán

El que fuera director de la Escuela Nacional de Boxeo, Elio Guzmán, fue un referente para la historia de este deporte en España. El día 22 de junio de 2011, falleció esta figura emblemática del boxeo español. A continuación una breve reseña de lo que fue su vida.

La vida de Elio Guzmán

Sin duda, Elio Guzmán fue una auténtica enciclopedia de boxeo. Durante su trayectoria, experimentó las diferentes facetas del mundo del pugilismo, desde sentir el cuero en su rostro o gritar desde un rincón a cautivar a su audiencia con sus grandes conocimientos boxísticos desde el otro lado del televisor.

Elio fue Presidente del Comité Nacional de Entrenadores, Director de la Escuela Nacional de Boxeo, Miembro de la Comisión Científica de la A.I.B.A. Representante europeo, Coordinador de Boxeo Profesional de la F.E.B. y durante 40 años fue Técnico de Boxeo Internacional y Manager profesional.

Sus comentarios en el programa de boxeo Vía Digital hacían que sus seguidores amaran aún más este deporte. Sus golpes de hilaridad al hacer referencia a algo que no le encajaba acerca de un boxeador o cualquier situación en el ring eran motivo de risa para quienes lo escuchaban. Elio lo soltaba sin problema, de la manera más sincera posible.

Fallecimiento de Elio Guzmán

Tras una dura enfermedad, falleció en la tarde del miércoles 22 de junio del 2011 el querido amigo, compañero y maestro Elio Guzmán.

Boxeador amateur, entrenador, promotor y mánager de ilustres púgiles, Director de la Escuela Nacional de Boxeo y profesor de infinidad de cursos a entrenadores, comentarista de televisión, y uno de los protagonistas de las mejores épocas del boxeo español, vivió para el boxeo toda su vida.

Antes de morir, Elio trabajó en el programa de boxeo de Marca TV, “La noche del boxeo” en donde deleitaba con sus comentarios a sus escuchas, muchos de los cuales comentan que era una auténtica delicia escuchar sus comentarios, anécdotas y su gran saber boxístico narrado con una pasión que enganchaba.

Sus grandes conocimientos del pugilismo, y sobre todo, su magnífica forma de enseñar y contar anécdotas sobre el noble arte, le hacían ser uno de los personajes más entrañables del boxeo nacional.

Los que tuvieron el placer de compartir horas con el maestro Elio Guzmán, sienten mucho su pérdida, pues para ellos se fue un auténtico cimiento de la historia del boxeo español.

El maestro Elio Guzmán siempre en defensa del boxeo

Durante sus años de manager, Elio Guzmán era un hombre pegado a un teléfono. Hablaba con promotores y buscaba peleas para sus pupilos. A cambio de eso se quedaba con el 20% de las bolsas. Esta era su única profesión, su única fuente de ingresos:

“Evidentemente, el boxeo es duro y peligroso. Se puede dar el accidente en cualquier momento, pero también ocurre en otros deportes”. Elio manejaba bien sus argumentos en defensa del boxeo.

“Es cierto que resulta trágico que un hombre se deje su capacidad mental sobre el ring, pero estamos hablando de otra época. El sonado está dejando de existir porque con el boxeador de hoy se toman precauciones que años atrás no se tomaban”.

“En cuanto se nota algo extraño en su conducta, o incluso antes, cuando ha encajado un serio castigo, se le puede hacer un reconocimiento profundo en el scanner para detectar si hay encefalopatía, y si se encuentra la menor deficiencia se le retira la licencia”.

Con todo, Elio Guzmán admitía que el boxeo era una actividad muy dura y difícil pero en todo momento lo defendía pues era su vida y una carrera que lo apasionaba.